Mi casa es un tren

Independizarse es un proceso que, en ocasiones, requiere mucho esfuerzo y una importante toma de decisiones. Pero existen infinidad de alternativas que nos pueden hacer la vida mucho mejor, como decidir vivir en un vagón de tren.

Ya son muchos los que han elegido un vagón de tren como vivienda o para montar un negocio, otros sólo como inversión o segunda residencia. Sea como fuere, la búsqueda del vagón, su traslado, la reforma y su ubicación pueden conllevar un desembolso inicial de 40.000€, más económico que un apartamento en la ciudad, pero todo un capricho que solo algunos pueden sufragar.

Desde Comprarcasa te contamos como es el proceso y algunas razones por las que vivir en un tren puede ser una estupenda alternativa.

Sacar partido a los viejos vagones

Buscar y elegir nuestro vagón. Para vivir en un tren, tenemos que empezar por el proceso de búsqueda, antes nada complicado ya que en España, la compañía Renfe era la propietaria de un montón de ellos que ya no estaban en uso. Hoy en día hay más demanda por vivir en un tren y menos oferta, por lo que no queda más remedio que salir fuera para encontrar piezas curiosas de otras compañías ferroviarias, gestionar este traslado puede complicarlo un poco.

Rehabilitarlo. Como para todo, hay profesionales especializados en la restauración de estas maravillosas antigüedades, como Wagonstill. Empezando por la limpieza y desinfección del interior y exterior, sustitución de las piezas estropeadas, con una reforma interior como la de cualquier otra vivienda: aislamiento, iluminación, tuberías y desagües, ventanas…y acabando con la decoración en la que se aprovecha cada esquina, se cuidan todos los detalles para dejarlo a nuestro gusto.

Ventajas de vivir en un tren

La ubicación. Ocupan muy poco, alrededor de 25 o 35 metros cuadrados de espacio habitable, por lo que es facilísimo encontrar sitios increíbles, rodeados de naturaleza, con vistas privilegiadas. Se suelen montar sobre raíles para que estén bien nivelados.

Vagones eficientes. Dotarles, por ejemplo, de paneles solares y aprovechar de este modo los recursos naturales para generar energía como luz, agua caliente o disponer de calefacción. Vivir en un tren rodea de materiales ecológicos que nos unen a la tierra, con estructura de hierro y madera para un mayor respeto por el medio ambiente.

Licencias. Otra ventaja es que no necesita de mucho papeleo, son los Ayuntamientos quienes gestionan las licencias y de momento no hay trabas legales para vivir en un tren.

Las publicaciones contenidas en el Blog de Hipotecas.com tratan temas de actualidad que pretenden ser de utilidad para nuestros lectores. No obstante, es posible que algunos de los post menos recientes contengan información no actualizada, por ello es necesario que compruebes siempre la fecha de publicación del post.